Noticias

Fallece Santiago Grisolía

04 | 08 | 2022

El bioquímico valenciano fue el fundador de la FVEA y de los Premios Rei Jaume I

La Fundación Valenciana de Estudios Avanzados lamenta comunicar el fallecimiento del profesor Santiago Grisolía. Secretario sine die y presidente fundador de la institución, el científico valenciano ha fallecido la mañana del jueves 4 de agosto a la edad de 99 años.

El próximo 6 de enero el bioquímico hubiera cumplido 100 años, centenario para el que la Fundación estaba preparando una celebración conmemorativa.

El profesor Grisolia dedicó toda su vida a la ciencia. Nacido en Valencia en 1923, se doctoró en Medicina en la Universitat de València y ejerció la mayor parte de su trabajo como investigador en EE. UU. donde comenzó a trabajar como discípulo del Premio Nobel, Severo Ochoa para más tarde pasar a tener sus propios laboratorios de investigación en Wisconsin y Kansas City. Sus trabajos en estos laboratorios le llevaron a completar el ciclo de la Urea, lo que se dijo le llevó a estar nominado al Premio Nobel durante algunos años.

Pero precisamente estas buenas relaciones con numerosos científicos internacionales consiguieron que, una vez establecido de nuevo en Valencia desde 1976, donde dirigió el Instituto Valenciano de Investigaciones Citológicas, creara, junto a una amplia representación de empresarios valencianos, la Fundación Valenciana de Estudios Avanzados. Fue esta fundación el espacio donde se celebraron numerosas reuniones internacionales de amplio prestigio internacional, como el Proyecto Genoma Humano (1988-2000) y también la que daría pie a la creación de la Fundación de los Premios Rei Jaume I. Estos premios, de gran prestigio nacional e internacional, reúnen en sus jurados, hasta una veintena de Premios Nobel que deliberan en torno a los mejores científicos, investigadores y emprendedores de España.

Grisolía era actualmente presidente del Consell Valenciá de Cultura y recibió a lo largo de su larga vida numerosos reconocimientos, pero quizá el Marquesado de Grisolía fue uno de los que más ilusión le hicieron, así como el dar nombre a numerosas calles e institutos en España y en la Comunitat Valenciana. Su íntegra dedicación al desarrollo de la ciencia, así como a su necesaria promoción en España le convirtieron en una figura irrepetible que aunaba el reconocimiento científico con una alta popularidad entre numerosos colectivos sociales. Hace apenas una semana clausuraba telemáticamente desde su domicilio una jornada sobre Bioeconomía Forestal, organizada en la Fundación Valenciana de Estudios Avanzados. “Si no pedaleas te caes” era su frase favorita para indicar su necesidad de continuar una vida activa, su interés por salir todos los días de casa a cumplir con los compromisos de su agenda.

Descanse en paz.